Forma y función de la tipografía

El planteo de manipulación, como forma de acentuar la personalidad del tipo, tiene como base el reconocimiento de la morfología tipografía como elemento sustancial de uno de los códigos primordiales del diseño de comunicación.  Este trabajo se basa en la idea fundamental y primaria de la expresividad tipográfica, y los planteamientos para la manipulación de la morfología de la letra.

La tipografía tomada como elemento identitario básico, es una herramienta de fundamental importancia en la tarea profesional del diseñador gráfico y de comunicación. La relación entre la forma y la función de una fuente tipográfica debe ser el resultado de un profundo trabajo de análisis y un serio planteo conceptual, en el marco de un método proyectual. Uno de los objetivos de este trabajo es que cada uno consiga construir y fundamentar una metodología personal, que permita la manipulación de los elementos tipográficos de manera exitosa.

Toda tipografía expresa de por sí, por medio de su morfología externa, un mensaje particular. Podemos decir, por lo tanto que el tipo comunica a través de su apariencia.

Es común, en la práctica del diseño, que la carga semántica o el “mensaje” de una fuente tipográfica, concuerde en un gran porcentaje con lo que se pretende comunicar desde el proyecto. Sin embargo en muchas ocasiones esta compatibilidad comunicacional no se da con total franqueza. Ese puede ser el pretexto ideal para experimentar el trabajo de manipulación de la morfología del tipo, de manera conciente y proyectiva.

Esta manipulación de la morfología del alfabeto tipográfico se puede realizar con diferentes grados de intervención. Es posible manipular desde una letra, que otorgue al conjunto pertenencia y unicidad, hasta el diseño completo de una fuente tipográfica, como elemento identitario institucional.

Asimismo, existe una gran diferencia de planteo proyectual entre el diseño de tipografías decorativas o de rótulo y el diseño de tipografías de lectura.

fig. ___. Izq.: Tipografía de rótulo (OpenUpType/EGP.2005). Der.: Tipografía de lectura (Telteca/EGP.2009)

.

Para el desarrollo de una tipografía de lectura habrá que tener en cuenta, además del respeto por la estructura básica de la letra, una serie de requerimientos proyectivos, como por ejemplo, la aplicación concienzuda de las correcciones ópticas, una construcción vectorial sumamente precisa y una determinación de espaciados desarrollada con rigor. Requerimientos proyectivos que pueden ser dejados de lado en la construcción de una tipografía decorativa

Afrontar la creación de una fuente completa, de tipografía de lectura, implica una tarea por demás compleja ya que el número de signos a diseñar es realmente importante. Si se tiene en cuenta que un alfabeto latino se compone de unos 190 signos, que es necesario desarrollar las variaciones proyectivas de por lo menos tres variables y que es importante plantear además grupos de signos especiales, estamos hablando de por lo menos el diseño de 800 signos tipográficos. Si pretendemos desarrollar una fuente con el propósito de comercialización este número aumentará sustancialmente.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s