Espaciado entre tipos

En el diseño de una tipografía es tan importante la forma de las letras como el espacio que las circunda, ya que será este el elemento que funcionará de nexo entre los diferentes caracteres. Una fuente se encuentra correctamente espaciada cuando al agrupar las letras en palabras, líneas y párrafos, se genera un gris uniforme.

La problemática de los espacios entre tipos se ha de presentar en el proceso de generación de los archivos de fuente. Es decir, que en el momento en que las letras, hasta ahora elementos formales pasan a ser archivos de fuentes, habrá que implementarles un entorno izquierdo y un entorno derecho. Los entornos adecuados para cada letra, dependerán de las características del estilo, sin embargo el principio rector será siempre el mismo: los entornos serán proporcionales a las contraformas internas e inversamente proporcionales a los grosores de trazos. La búsqueda de un correcto entorno para cada caracter es de fundamental importancia para que la fuente diseñada sea factible de ser utilizada en forma eficiente.

fig. Pruebas de espaciado. Telteca regular/itálic/bold/bold itálic.

 

El espaciado entre tipos concierne a los blancos pertenecientes a cada una de las letras y corresponde a la contraforma externa del caracter. Estos blancos permiten que las letras interactúen entre sí, posibilitando su lectura.

Siempre es conveniente que exista un balance entre las formas negras y las blancas, es decir entre las formas y las contraformas. Los espacios internos de las letras y los espacios externos deben poseer pesos similares. Por ejemplo: A una tipografía light o blanca de grandes espacios internos le corresponden espaciados amplios entre tipos, por el contrario a una tipografía extra bold o extra negra, que posee espacios internos mínimos, le corresponderán espacios reducidos entre los tipos. Asimismo, tanto los espacios de las contraformas internas, como los espacios entre los tipos deberán ser inversamente proporcionales a los anchos de los trazos de los caracteres.

fig. Los espacios entre tipos, al igual que los espacios internos, son mayores en la tipografía Futura ligth que en Futura extra bold

fig. Las contraformas internas, como los espacios entre los tipos son inversamente proporcionales a los grosores de los trazos.

Para el trabajo de espaciado en la creación de fuentes, es preciso tomar algunas letras como referencia. Generalmente se utilizan la n y la o minúsculas y la H y la O mayúsculas. Personalmente considero oportuno agregar al conjunto de referencia la v minúscula y la A mayúscula.

A pesar de que aquí propondré una serie de formulas y proporciones para la sistematización del proceso de espaciado, es una realidad que en esta etapa no existen medidas precisas preconcebidas. Todas las medidas y proporciones serán aproximadas y dependerán tanto del tipo de diseño de la fuente, como de la función a la que aspira la tipografía. Igualmente, luego de realizar el proceso de espaciado, la última palabra en la corrección final la tendrá el ajuste óptico, y dependerá del ojo del diseñador.

Módulo de espaciado de entorno

Es necesario aclarar que esta metodología para determinar el espaciado de los tipos, ha sido aplicada por mí en el pasaje a fuente de algunas tipografías sin serif. Si bien he obtenidos resultados favorables, siempre las medidas obtenidas representan una aproximación, que por cierto, sirven de gran ayuda para realizar el ajuste óptico final. Asimismo quiero dejar en claro que existen muchos otros métodos que aseguran un buen resultado, sin embargo, ninguno nos provee las medidas exactas de los espacios definidos.

Las contraformas de la tipografía son las que marcarán la pauta en cuanto a las separaciones entre caracteres, por eso para la delimitación del módulo de espaciado de entorno he partido de la contraforma interna de la letra ene.

 

fig. El ancho de la contraforma interna es aproximadamente igual a cuatro módulos de espaciado.

En una tipografía regular o normal, el ancho del espacio interior de la n corresponde aproximadamente a la dimensión de cuatro (4) módulos. Por lo tanto al dividir esa distancia por cuatro, obtenemos la dimensión del módulo de espaciado. Este módulo, dividido en cuatro (4) partes será utilizado como guía de espaciado. La mayor distancia de espaciado, propio de cada caracter, estará relacionada a aquellos que contengan rectas verticales y la concordancia con la guía será aproximadamente igual a un módulo.

Relación forma-espacio

Es posible identificar cuatro tipos de formas básicas, relacionadas con las minúsculas y tres formas básicas relacionadas con las mayúsculas.

Las formas básicas para el trabajo con minúsculas son: rectas verticales, curvas, semicurvas y rectas oblicuas. A cada una de las formas básicas corresponde una medida aproximada, relacionada con el módulo de espaciado de entorno.

fig. Formas básicas de las minúsculas que sirven de referencia para el espaciado. Recta oblicua: 1/4 de módulo, Curva: 2/4 de módulo, Semicurva: 3/4 de módulo, Recta vertical: 1 módulo.

El valor igual a un módulo corresponde a la forma recta vertical. El valor para las formas constituidas por una recta oblicua, será de aproximadamente de 1/4 de módulo para las minúsculas y de cero módulo para las mayúsculas. Para las formas curvas corresponderá un valor aproximado de 2/4 de módulo y para las semicurvas, el valor será de aproximadamente 3/4 de módulo.

fig. Ejemplo de espaciado, utilizando los valores relacionados con el módulo guía.

 

fig. Ejemplo de espaciado de las mayúsculas, utilizando los valores que sirven de referencia. Recta vertical: un módulo, Curva: 2/4 de módulo, Recta oblicua: cero módulo.

Existe más de un caso, con letras que no se ajustan a las formas básicas establecidas para la guía de espaciado, donde debe realizarse el trabajo bajo criterios ópticos, tomando solo como referencia las proporciones del módulo de espaciado. Estos casos refieren sobre todo al trabajo de espaciado de las letras: a, f, g, s, t, F, J, L, P, T, Y.

La sistematización planteada aquí, resulta más o menos precisa para el trabajo con tipografías sin serif. Para la determinación del módulo de entorno para las tipografías con serif se hace necesario variar la proporción del módulo, por lo que es posible dividir el ancho de la contraforma interna de la ene, por tres o por dos. Para el espaciado adecuado de tipografías con serif, el trabajo resulta más intuitivo, y aunque también se base en la relación de proporciones, la solución dependerá en mayor medida del empleo del criterio óptico.

fig. Izq.: Helvetica. Der. Garamond

Los espacios delimitados a partir del planteo de sistematización, corresponden a la mitad del espacio blanco entre caracteres, es decir que al enfrentar dos letras, estos espacios establecidos se suman, conformando lo que se denomina interletrado. La sistematización aquí planteada, resulta sumamente útil para la normalización de los espacios a ambos lados del tipo diseñado. Este espacio será el que se considerará como el normal de la fuente tipográfica, sin embargo luego, en los diferentes programas informáticos de edición de texto, se podrá modificar, en más o en menos, el interletrado de manera uniforme.

Aún así, es posible que el espaciado en ciertos pares de letras no resulte apropiado, por lo que se tendrá que apelar al trabajo de kerning. El kerning es al ajuste especial del espaciado solo entre pares de letras, y se utiliza para corregir problemas puntuales que no se pueden solucionar por medio del interletrado convencional o tracking.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Anuncios

2 pensamientos en “Espaciado entre tipos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s