Archivo de la categoría: FORMACIÓN

Notas didácticas sobre la temática tipográfica

Caligrafía, Letragrafía y Tipografía

Es posible diferenciar tres tipos de letras, según su naturaleza o modo de producción: letras escritas, letras dibujadas y letras tipográficas.

GestualDibujoTipo_1

La escritura es uno de los sistemas de comunicación más importantes y más utilizado por el ser humano. Es un sistema de signos que presenta como signo estructural mínimo a la letra y es a través del uso de ese signo que permite representar palabras. La escritura puede realizarse de diferentes maneras y con diversos recursos. La más básica y cercana es la escritura gestual y personal, realizada por cada uno de nosotros, con cualquier tipo de elemento escriptor. Si esa escritura personal manual, la realizamos con cierto rigor en cuanto al desarrollo del cursus y el ductus de la letra, con una finalidad artística y de una manera armoniosa, nos estaremos acercando al territorio de la caligrafía.

La caligrafía (del griego cali: belleza y grafía: escribir), según Claude Mediavilla, es “el arte de formar los signos de una manera expresiva, armoniosa y culta”. Por supuesto que es imprescindible tener conocimiento de una técnica concreta y de sus medios. Es decir que la caligrafía depende tanto de la herramienta o elemento escriptor como del estilo y la destreza con que se ejecute.

Caligrafhttp://www.caligrafiaconarte.com/

La actividad que se dedica a dibujar letras por diversos y diferentes medios puede ser denominada Letragrafía. Esta actividad, también llamada rotulismo, rotulación, letrismo o lettering, hace referencia a la letra dibujada mediante formas complejas y compuestas, conformada por varios trazos superpuestos y de corrección. El trabajo de letragrafía puede dirigirse a la conformación de una o varias palabras, independiente de un alfabeto completo. Sin embargo es posible crear una fuente tipográfica a partir del trabajo letragráfico, generando familias completas o incompletas, según sean los requerimientos de diseño que se hayan planteado. Es decir que letragrafía es también la etapa del desarrollo de una tipografía, en la cual se dibujan cada uno de los glifos, antes de ser transformarlos en tipos, y se le otorgan las características estilísticas determinantes de su coherencia formal como familia.

Es importante aclarar que en la tarea letragráfica, es común y aconsejable que se tome como base para la sistematización del proceso de dibujo de la letra el modelo morfológico de la escritura gestual-caligráfica. La caligrafía o el trazo gestual-caligráfico serán siempre referencia directa o indirecta en el proceso de diseño de una fuente tipográfica.

En el contexto de este sitio, el término “letragrafía” me parece apropiado y de mayor especificidad, puesto que aquí trato el diseño de la forma tipográfica en particular. Y en tanto esa morfología tipográfica no sea transformada en fuente tipográfica estaremos trabajando con dibujos y formas. Es decir que mientras la letra no conforma un conjunto o sistema de signos organizado en una fuente de tipos, manejamos la letra como forma.

154_DesarrolloDeFuenteTelteca_ag1&2

La tipografía es la escritura con caracteres elaborados en forma previa que se encuentran formando parte de una fuente tipográfica. En el término tipografía entra el concepto del tipo como elemento repetitivo. Aunque hoy pueden existir gran número de glifos para un mismo caracter, el principio de repetición uniforme y mecánica está presente en las fuentes tipográficas.

Fotograf_AntonioMoreno

Fotografía: Antonio Moreno

Asimismo, cuando hablamos de tipografía, podemos estar refiriendonos al sistema de impresión, al conjunto de signos o fuente tipográfica, o a la disciplina que estudia la representación gráfica de la letra reproducida y sus usos y aplicaciones.

Dice Gerrit Noordzij en el libro “El trazo. Teoría de la escritura” (Campgràfic, Valencia, 2009): “El diseñador gráfico tan solo puede trabajar con escritura organizada en una fuente. Desde que hemos aprendido a almacenar tipografía en ordenadores, podemos imaginar la tipografía como una rotulación, reproducida en una base de datos (la “fuente” tipográfica) que permite que las formas de los dibujos originales estén disponibles para hacer una composición, La rotulación por sí misma no cumple con esta condición tipográfica.”

D.C.V. Eduardo Pepe

http://www.eduardopepe.com

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Anuncios

El tipo en la composición

La composición tipográfica consiste en la puesta en página de los tipos, manipulándolos de manera tal que generen los resultados esperados. A través del conocimiento de los elementos tipográficos y del manejo de las técnicas el diseñador obtendrá un coherente control de los tipos, permitiendo componer de forma efectiva diversas piezas de diseño.
Cuerpo tipográfico
El cuerpo tipográfico está íntimamente relacionado con el tamaño de la letra, aunque la medida del cuerpo corresponde en realidad al tamaño del tipo móvil.

077_Tipo_Movil

Representación del tipo móvil

.
La medida del cuerpo tiene en cuenta el tamaño total del tipo móvil, es decir que suma a la altura real de la letra, el hombro superior y el hombro inferior de la pieza metálica. Aunque en la actualidad sea muy poco el trabajo que se realiza con los tipos móviles metálicos reales, estos están presentes en forma virtual en todos los cálculos que efectúan los programas informáticos que trabajan con tipografía.

065_Cuerpo&InterlineaTipoVirtual

Tipos virtuales, trabajando con interlineado sólido (izquierda), con interlineado positivo (centro) y con interlineado negativo (derecha)

.
La unidad de medida tipográfica que se utiliza de manera preferente en nuestra América para la medición del cuerpo de la letra es el punto pica, perteneciente al sistema angloamericano. (1 punto = 0,351mm. 12 puntos = 1 pica).
Otra unidad de medida tipográfica es el Cícero, correspondiente al sistema Didot, utilizado preferentemente en Europa, cuya unidad mínima es el punto Didot. 12 puntos Didot = 1 Cícero. La equivalencia respecto del sistema métrico decimal es el siguiente: 1 punto Didot = 0,375 mm.
Espaciados tipográficos
Interletrado e interlineado son términos que refieren a los espaciados entre letras y entre líneas o renglones de un bloque de texto. El trabajo con los espaciados en un texto puede hacer que la lectura, ya sea en un bloque extenso o en uno breve, se realice con mayor o menor facilidad.
El interletrado (o tracking) es un módulo fijo que se suma o se quita al espacio entre los caracteres de una composición. El espaciado especial entre pares de letras se denomina kerning, y sirve para corregir problemas puntuales que no pueden resolverse por medio del interletrado convencional. En las fuentes tipográficas profesionales el problema del interletrado, para los cuerpos relativamente pequeños que se utilizan en textos largos, se encuentra generalmente bien resuelto. No obstante, para el trabajo en palabras o frases cortas, en cuerpos grandes, es necesario realizar correcciones ópticas en el espaciado entre letras.

084_Interletrado_MecanicoOptico

Arriba: Interletrado mecánico. Abajo: Interletrado óptico. En el espaciado óptico hay que procurar que las superficies, y no las distancias, entre caracteres tengan valores aproximados.

067_InterletradoKerningIzquierda: Pares de letras con interletrado normal (traking).
Derecha: Pares de letras con corrección de interletrado (kerning).

068_InterletradoNegativo&Positivo
Interletrado forzado negativo y positivo

.
También hay que tener en cuenta en el tratamiento de los espaciados, el interpalabra, que deberá ser siempre mayor al interletrado, cuidando al mismo tiempo que la frase o párrafo no se atomice ni se generen espacios blancos que perjudiquen la legibilidad. Expresa Gyorgy Kepes que “oímos las palabras con coherencia verbal ante todo en razón de la proximidad temporal de sus elementos sonoros. Leemos las palabras como conjuntos separados porque sus letras están más próximas entre sí que la última letra de una palabra y la primera de la siguiente. (…)…la distancia relativamente más corta entre unidades sensoriales ofrece la menor resistencia a su interconexión y así hace posible el comienzo de la cristalización en una forma estable”.

069_InterPalabra
Adaptado de Kepes, Gyorgy. (“El lenguaje de la visión”, 1969)

.
Es importante además, sobre todo en bloques con alineaciones compensadas o justificadas, tener en cuenta la longitud de la línea, cuya media aconsejada es de sesenta caracteres (o entre 7 y 10 palabras).

Respecto del interlineado, es la distancia entre las líneas de texto que permite al lector distinguir la columna como bloque o como elementos disgregados, según se utilice en forma sólida o de manera amplia.
Según las normas de legibilidad es aconsejable trabajar con Interlineado positivo, es decir que sea levemente mayor que la medida del cuerpo tipográfico. Sin embargo, el trabajar con Interlineado sólido, donde el espacio presenta la misma medida que el cuerpo, o con Interlineado negativo, es decir que el espacio sea menor al cuerpo tipográfico, puede permitir juegos interesantes en composiciones donde la legibilidad puede ceder en parte frente al efecto visual.
El juego con el interlineado negativo puede llegar incluso a la superposición de las líneas tipográficas, siempre teniendo en cuenta, al igual que con el interletrado negativo, que el límite del tratamiento estará establecido por la legibilidad del texto.

070_InterlineadoPositivoSolidoNegativo
Interlineado positivo, sólido y negativo.

.
El interlineado se especifica en puntos y la relación entre los diferentes interlineados de una composición debe darse siempre entre múltiplos o submúltiplos. La medida del interlineado se toma de la base de una línea de texto a la base de la siguiente. El modo en que se anota la medida del interlineado es relacionándolo con el tamaño del cuerpo tipográfico, colocando primero el cuerpo y luego el interlineado. Por ejemplo si el cuerpo utilizado es de 10 puntos y el interlineado es de 12 puntos, la anotación se realizará de la siguiente manera: 10/12 pt.

.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Alineaciones y direccionalidades

La alineación de los textos y sus direccionalidades, utilizadas de manera eficaz permite armonizar los distintos niveles de un texto y su relación con otros elementos de la composición.

Existen cinco tipos de alineaciones o marginaciones básicas que en la práctica pueden emplearse en forma aislada o combinada.

La alineación izquierda, también llamada bandera derecha, es la de uso más común para textos largos, pues nuestra manera de escritura, de izquierda a derecha, obliga al lector a  buscar el inicio de cada línea tipográfica a la izquierda. Al estar cada línea recostada sobre un margen recto, resulta más sencillo que con las otras alineaciones.

fig. Alineación izquierda


fig. Alineación derecha


fig. Alineación centrada


fig. Alineación justificada


fig. Alineación libre

Al hablar de direccionalidad, se hace referencia a la manera en que se sustenta o apoya sobre la línea base, el texto de una composición tipográfica. La direccionalidad comúnmente utilizada es la horizontal, ya que además de permitir una buena legibilidad del bloque de texto, satisface una de las necesidades de equilibrio, psicológico y físico más importante que posee la percepción humana. El hombre tiene una necesidad de equilibrio constante, una necesidad de permanecer bajo cualquier circunstancia con los pies asentados sobre la tierra.

El equilibrio es, entonces, la referencia visual más sólida y firme que posee el hombre, y la relación Horizontal / Vertical es básica para crear esa referencia. El proceso de estabilización o equilibrio, impone a todas las cosas visuales un eje vertical y un referente horizontal, entre estos dos ejes se establecen los factores estructurales que miden el equilibrio.

fig. Aunque las normas de legibilidad no aconsejan el uso del texto en composición vertical, es posible utilizarla en forma eficiente, sobre todo cuando se trata de palabras cortas o fácilmente reconocibles.

En muchos casos las variaciones en las direccionalidades puede perjudicar la velocidad de lectura de un texto, pero a su vez puede otorgarle características particulares que permitan reforzar el carácter comunicacional y expresivo de la composición.

fig. Trabajo realizado por Lucas Quiroga.

Direccionalidad en el lomo del libro

La forma de ubicar el título de un libro, en el lomo del mismo, es un tema que puede llevar a una discusión de nunca acabar. Básicamente existen dos posturas, y ambas son tan discutibles como valederas. Una posición, muy utilizada en los libros de habla hispana, es la que ubica el texto desde la base del libro hacia la parte superior del mismo. Esta postura tiene como ventaja que, estando el libro en una biblioteca, el ejercicio de lectura es más cómodo y natural. El lector deberá inclinar la cabeza hacia la izquierda y la lectura del título se realizará de abajo hacia arriba. La gran desventaja ocurre cuando el libro se encuentra apilado, con la tapa hacia arriba, pues el título aparece en forma invertida. La otra postura, más común en libros de habla inglesa, presenta el texto ubicado desde la parte superior del libro hacia la parte inferior. El lector deberá inclinar su cabeza hacia la derecha, leyendo de arriba hacia abajo, en el caso de estar el libro en posición vertical, pero podrá leer el título en forma normal si el libro se encuentra apilado en forma horizontal.

079_LibrosEnBiblioteca&Apilados

Existe una tercera postura, que propone la ubicación del título en forma perpendicular al lomo del libro. Esta postura puede ser sólo aplicada en los casos donde el ancho del lomo sea lo suficientemente amplio. Esta última posición del título es muy poco utilizada en la actualidad.

Iniciales y capitulares

Las capitulares son letras mayúsculas, que inician un párrafo. Presentan un tamaño notoriamente superior al del bloque de texto, ocupando dos o más líneas y pueden encontrarse incrustadas en la columna de texto o bien estar por fuera del párrafo, en la primera línea. Este último caso se denomina también mayúscula inicial.

fig. Capitular clásica. La inicial se encuentra incrustada, abarcando varias líneas del texto.


fig. Capitular o mayúscula inicial, ubicada en la primera línea del texto.


fig. Capitular o mayúscula inicial, ubicada por fuera del párrafo.

fig. Las letras capitulares pueden respetar la familia tipográfica del párrafo o contrastar con el mismo, a través de la elección de una tipografía ornamentada, rememorando en ese caso las iluminaciones de los textos manuscritos medievales

fig. Pueden existir asimismo otras variaciones expresivas donde, por ejemplo, la diferencia de cuerpos sea sumamente exagerada y el texto se amolde a la forma de la letra incrustada.


fig. Las capitulares o las iniciales de gran tamaño son elementos que afectan enérgicamente el aspecto del bloque de texto, permitiendo jerarquizar en forma expresiva los diferentes párrafos generando un gran atractivo visual para el receptor.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

La grilla tipográfica

La grilla es un elemento sistémico, organizador y estructurante del espacio gráfico. La grilla tipográfica permite ordenar y disponer los elementos que componen la pieza gráfica, ya sean tipográficos (títulos, subtítulos, textos, epígrafes) como gráficos (fotografías, esquemas, imágenes).
Es un elemento sistémico, porque permite generar sistema a través de su uso. En diferentes piezas que necesiten continuidad (por ejemplo una publicación periódica) o formen parte de un todo mayor (piezas de un sistema de identidad), la grilla posibilita sistematizar y regular, a partir de la utilización de ciertos criterios de uso, los espacios y los elementos comunicacionales. De manera que el uso de la grilla permitirá mantener cierta constancia visual que es de vital importancia en la generación de una identidad.
Es un elemento organizador, porque su uso idóneo permite disponer de manera efectiva y equilibrada los elementos gráficos, facilitando y sugiriendo los criterios de jerarquización.
Es un elemento estructurante, porque normaliza la relación entre los elementos compositivos de la pieza gráfica garantizando la consistencia visual de la misma.
En casi todas las piezas gráficas de diseño, desde las etiquetas y la folletería, hasta las publicaciones periódicas y los diarios, existe una estructura reticular que le permite al diseñador componer los elementos de diseño de manera coherente. El uso idóneo de la grilla, no solo no es rígido ni restrictivo, sino que facilita la manipulación  de los elementos y otorga una gama mayor de posibilidades creativas en la composición del espacio de diseño.

Construcción de la grilla tipográfica
Antes de abordar la construcción de la grilla tipográfica habrá que analizar los condicionantes comunicacionales, económicos y tecnológicos que presenta la pieza gráfica. En base a las conclusiones del análisis se podrán ir tomando las sucesivas decisiones de diseño.
La primera decisión de diseño para construir la grilla tipográfica es la determinación del FORMATO. Formato es la forma y las dimensiones del espacio gráfico a trabajar.

FormatosA

Formato=Forma+Dimensiones
Relación de los formatos A (igual forma, diferentes dimensiones)
Para tomar la decisión del formato se tendrá en cuenta el tamaño del pliego de papel, lo que permitirá realizar un uso razonable y económico del mismo. Es responsabilidad del diseñador estar pendiente de la perdida del material, por lo que se deberá averiguar con antelación las medidas que admite la maquina donde se realizará la impresión (condicionante tecnológico) y los formatos de papeles disponibles en el comercio.

La segunda decisión de diseño es la definición de la caja útil, para lo cual hay que determinar los márgenes. Los márgenes son los espacios en blanco que enmarcan la caja útil o mancha tipográfica. Estos márgenes se denominan: Superior o de cabeza, inferior o de pie y los laterales, derecho e izquierdo. La caja útil es el espacio donde se ubicarán los elementos compositivos tipográficos. Este espacio no necesariamente estará ocupado en su totalidad por tipografía, ya que podrá ser compartido con las imágenes y los blancos. Las imágenes pueden no respetar los límites de la caja útil y abarcar hasta los límites del formato.

CajaUtil&Margenes

La tercera decisión de diseño será la división de la caja útil en columnas. Las columnas son las divisiones verticales de la mancha tipográfica y establecen los ejes de la alineación vertical de los elementos.

Calles&ColumnasEjemplos de divisiones en tres y cuatro columnas.

La siguiente decisión de diseño será la determinación del interlineado base. El interlineado base es la mínima división del eje vertical de la caja útil y organiza los ejes de la alineación horizontal de los elementos. Su medida se realiza en puntos.
Para poder determinar la base (el interlineado base) de una grilla tipográfica, primero hay que realizar una serie de elecciones, respecto a la tipografía a utilizar.
En primer lugar hay que realizar una elección de la familia tipográfica. Esto es importante pues las alturas (de mayúsculas y de altura equis) no son iguales en todas las familias tipográficas.
Luego, en base a la familia elegida, se definirá el cuerpo del bloque de texto con el que se trabajará. Esta decisión se hará teniendo en cuenta las normas de legibilidad. Estas normas de legibilidad resultan de estudios que analizan la forma en que leemos, y determinan pautas para lograr un buen resultado comunicacional de la pieza gráfica.
Después de haber elegido la familia tipográfica y el cuerpo con el que va a trabajar el bloque de texto se decide el interlineado que funcionará de base de la grilla tipográfica. Por ejemplo si se ha elegido una tipografía con un cuerpo de 10 puntos, un interlineado apropiado sería de 2 puntos más que el cuerpo. Por lo tanto el interlineado base utilizado en la grilla tipográfica sería de 12 puntos.
Posteriormente habrá que definir los cuerpos tipográficos de los diferentes elementos compositivos tipográficos, como títulos, subtítulos y epígrafes y sus respectivos interlineados, que deberán ser múltiplos y submúltiplos del interlineado base.

087_InterlineadosMultiplos
Interlineados múltiplos.

La grilla podrá presentar, como módulo mínimo de la división vertical, la retícula de interlineado base. Asimismo, la grilla puede estar conformada por módulos que abarquen un número regular de interlineados base o líneas tipográficas. Para la definición del módulo se deberá realizar el siguiente cálculo: Número de líneas totales menos el número de calles horizontales (que será igual al número de módulos elegido menos uno), dividido el número de módulos.
Por ejemplo: Si el número de líneas totales de la grilla es igual a 63, y la cantidad de módulos elegido es 8, el cálculo resulta de la siguiente manera: 63 – 7 / 8 = 7 líneas por módulo

GrillaConBase&Modulos
Ejemplo de grilla con retícula de interlineado base y con división en módulos, donde pueden observarse las calles verticales y horizontales.

Uso de la grilla tipográfica
Cuando se trabaja con texto sobre la grilla tipográfica, el linde de base de la tipografía debe apoyar en la línea de interlineado base.

TextoSobreLinea

Las columnas de texto pueden abarcar más de una columna de la grilla tipográfica. Por ejemplo, si la grilla presenta seis columnas, es probable que se trabaje con dos columnas de texto del mismo ancho (conformadas por tres columnas de la grilla cada una) o tres columnas de texto (conformadas por dos columnas de la grilla cada una). Asimismo es probable que se trabaje con anchos de columnas diferentes, por ejemplo dos columnas, una conformada por dos columnas de la grilla y otra conformada por cuatro.

Columnas&Columnas2
Ejemplo de diferentes anchos de columnas sobre una misma grilla.

Es aconsejable que, al determinar el ancho de una columna de texto, se tenga en cuenta que la misma tenga aproximadamente 60 caracteres (+/-10: entre 50 y 70 caracteres).
Cuando la línea es muy corta, la lectura se vuelve cansadora y dificultosa, ya que se debe cambiar de línea de forma reiterada. Por el contrario, si la línea es demasiado larga, es probable que el lector repita o saltee una o más líneas del texto.

UsoGrilla1
Grilla tipográfica / Diseño basado en la grilla / Diseño final.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Familias Seriales

Las familias seriales están compuestas por un grupo de fuentes tipográficas que corresponden a diferentes estilos. Sin embargo todos los glifos de los caracteres de una familia serial son parte de un mismo sistema, ya que comparten atributos formales y de proporción, y por sobre todo, forman parte de un mismo proceso de creación de diseño. Es decir que las diferentes fuentes forman parte de un mismo programa tipográfico. Todas estas características permiten englobar a familias con diferentes estilos tipográficos conformando una unidad clasificatoria consistente.
Entre los atributos formales que comparten las diferentes fuentes de una familia serial se encuentran, por ejemplo las proporciones estructurales, las alineaciones de altura x (equis) y los lindes de ascendentes y descendentes.

FamiliaSerial1

Comparación de los lindes, de proporción estructural y de peso tipográfico (tono o gris tipográfico) entre las fuentes “Cetrino lineal” y “Cetrino Serif” de la familia serial Cetrino (EGP. 2013).

Las diferentes fuentes de una familia serial, al compartir proporciones, alineaciones y gris tipográfico, posibilitan un uso coherente en diferentes piezas de diseño. La utilización de fuentes de diferentes estilos, sumado al uso de sus respectivas variables multiplica los recursos de jerarquización en la puesta en página.

La familia serial como programa tipográfico
En el diseño de una familia serial se plantea un programa sistémico, donde los diferentes glifos de cada uno de los estilos compartiran no solo atributos morfologicos, sino que compartirán además vectores constructivos.

SerialesEGP2013
La familia serial Cetrino (diseño EGP. 2013) presenta un programa sistémico de tres estilos: Cetrino lineal / Cetrino Humanista / Cetrino Serif .

RotisX

El programa visual tipográfico de la familia serial “Rotis” (diseño de Olt Aicher, 1989) presenta entre los extremos de la Rotis Sans Serif y la Roris Serif, dos estilos propios: Rotis Semi Serif y Rotis Semi Sans.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Sistema clasificatorio multidimensional

Clasificación Tipográfica

-Hacia un sistema clasificatorio multidimensional-

 

El por qué de una clasificación tipográfica

            Para iniciar este tema es necesario preguntarse cual es el objetivo de una clasificación. Responder esta pregunta nos determinará el alcance de la clasificación, así como la profundidad del análisis y el estudio de los detalles y las particularidades.

Sin dudas un sistema de clasificación debe ofrecernos elementos que permitan realizar una correcta y efectiva descripción de las familias tipográficas. Esa descripción posibilitará el entendimiento de las particularidades y de los detalles sistémicos presentes en el programa de diseño de cada familia tipográfica.

 

Sistemas clasificatorios clásicos

En el transcurso de la historia se ha intentado sistematizar la manera de clasificar los tipos, así existen clasificaciones que han trascendido en el tiempo y que hoy podemos plantear como referencia para nuevos sistemas clasificatorios o como base para la adaptación de alguno de ellos.

En 1921 François Thibaudeau propone en Francia un sistema de clasificación tomando como referencia los contrastes de los trazos y la morfología de los terminales. Plantea entonces, una clasificación que comprende los siguientes grupos de tipografías:

Elzévir (Elzeviriana):

Presentan remates triangulares, trazos modulados y ligero contraste entre las astas. (Ejemplos: Garamond / Baskerville)

Didot (Didonas):

La mayor característica de este grupo es el fuerte contraste de claroscuro a partir de una gran diferencia de grosor entre los trazos, además de presentar un serif lineal o filiforme. (Ejemplos: Bodoni / Didot)

Egyptienne (Egipcias):

Las tipografías de este grupo exhiben unos serif cuadrangulares, de gran peso. No presentan gran diferencia entre sus trazos, llegando en algunas familias a presentar un trazo de grosor constante. (Ejemplos: Clarendon / Rockwell)

Antique (Antiguas):

Este grupo se distingue por la ausencia de serif y el grosor aparentemente constante de sus trazos. Su nombre proviene de la relación formal que presentan con las letras capitales griegas. (Ejemplos: Akzidenz Grotesk / Franklin Gothic)

Escritures (Escritas):

Este otro grupo engloba las tipografías cursivas (o script), es decir tipografías cuya apariencia está inspirada en las letras hechas a mano.

Fantaisies (fantasía):

En el grupo de las Fantaisies se encuentran las tipografías de rótulo o de impacto, donde el aspecto de la legibilidad no se ha tenido demasiado en cuenta.

En 1954, Maximilian Vox propone uno de los sistemas clasificatorios que más se ha utilizado hasta la actualidad y que sin dudas ha servido de base a un sinnúmero de nuevos modelos de clasificaciones. En su modelo clasificatorio Vox realiza una división histórica planteando tres grupos: Los caracteres clásicos o históricos; los caracteres modernos; y los caracteres de inspiración caligráfica

1- Caracteres Clásicos (o Históricos)

1.1. Humanas

1.2. Garaldas

1.3. Reales

2- Caracteres Modernos

2.1. Didonas

2.2. Mecanas

2.3. Lineales

2.3.1. Grotescas

2.3.2. Neo-grotescas

2.3.3. Geométricas

2.3.4. Humanistas

3- Caracteres de inspiración Caligráfica

3.1. Incisas

3.2. De escritura

3.3. Manuales

Hacia 1967 la Association Typographique Internationale (ATypI) y el Brithish Standards institution realizan una serie de modificaciones al modelo clasificatorio desarrollado por Vox, completándolo y proponiendo las denominaciones tanto en francés, inglés y alemán.

Planteando un sistema clasificatorio multidimensional

Mi propuesta es plantear un sistema clasificatorio generado de manera multidimensional. Este sistema permite contemplar, en un mismo análisis, diversas variabilidades de la apariencia tipográfica. Cuanto más visiones se establezcan en el análisis de la tipografía, más clara será la descripción de la misma, haciéndose mayor el entendimiento de las particularidades que la caracterizan.

Al clasificar una tipografía, lo que debemos hacer es analizar su identidad, ya que esta se hace evidente a los sentidos a través de las diferencias.

Para lograr que la clasificación multidimensional cumpla con un objetivo práctico y se facilite la visualización del sistema, me he restringido al uso de tres dimensiones, trabajando por lo tanto, sobre un cubo virtual que contempla los tres elementos esenciales que conforman la noción de identidad: la Naturaleza u origen, la Forma y la Función, es decir el pasado de la tipografía, su presente formal y el uso posterior para la que fue diseñada.

Existe siempre, entre la naturaleza, la función y la forma una interdependencia tan poderosa y efectiva que ocasiona que se determinen, se redefinan y se condicionen.

En una dimensión se analizará la naturaleza u origen del trazo, según las características de los tipos de letras: letra escrita o letra dibujada.

La naturaleza es la virtud, calidad o propiedad de la familia tipográfica, es origen, el elemento que permanece invariable y, específicamente, lo podemos relacionar con la parte tecnológica del desarrollo de creación, es decir si la tipografía tiene como base morfológica a modelos históricos de letra escrita, si posee técnica caligráfica o libre, si es dibujada de manera técnica o es dibujada en forma libre.

En otra dimensión se analizará la tipografía desde su objetivo de uso y su función. Por un lado se agrupan las tipografías que han sido concebidas para ser utilizadas en textos largos, es decir tipografías que deben ser leídas con facilidad, y en cuanto a su morfología, no deben llamar la atención. Y por otro lado se agrupan las tipografías de impacto o rótulo. Estas últimas son las tipografías que por sobre todo deben llamar la atención, ya sea que deban poseer buena legibilidad, como en una señalética o que actúen más como elemento identificador, con baja legibilidad desde lo tipográfico.

En una tercera dimensión se contemplará la morfología particular de la letra (detalles sistémicos de la apariencia tipográfica). Esta clasificación elemental está basada en características relacionadas con la anatomía de la letra, y si bien he tomado como referente la clasificación realizada por Maximilien Vox en 1954,  apunto a lograr una simplificación respecto a los estilos transicionales. La clasificación aquí propuesta reconoce cuatro amplios grupos o conjuntos básicos: Tipografías Serif (Con Serif o Roman), Tipografías Lineales (Sin Serif  o Paloseco), Tipografías Cursivas (Script) y Tipografías Decorativas (Graphic)

Será entonces, a partir del estudio de la naturaleza, de la función y de la forma que iremos recogiendo las señales de identidad que caracterizan a la fuente tipográfica analizada. Toda tipografía posee una forma perceptible y recordable, característica de su individualidad específica y es lo que la diferencia de las demás tipografías. Es así que podremos ir armando la identidad de la familia tipográfica analizada, de manera tal que nos permita describir al tipo de una manera eficaz y comprensible.

Un párrafo aparte merecen las Familias Seriales o Superfamilias, ya que las mismas superan todas las barreras de los grupos clasificatorios, sin embargo la forma de analizarlas será de la misma manera en que se realiza el análisis de una familia clásica, simplemente que las series familiares se ubicarán en diferentes compartimentos del sistema clasificatorio.

D.C.V. Eduardo Pepe

http://www.eduardopepe.com

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa

Cursus, ductus y retícula constructiva

Teniendo en cuenta la tradición caligráfica, como inspiración del diseño tipográfico, es posible afirmar que tanto el cursus como el ductus son determinantes constructivos de las morfologías alfabéticas.

Se denomina cursus al camino que recorre el elemento escriptor sobre un soporte, al conformar cada una de las letras. Este camino que transita el cursus es un trayecto predeterminado, que posee relación directa con la estructura tipográfica.

El ductus por su parte, hace referencia a los atributos formales, como intensidad, elegancia y soltura, que se le otorga al trazo. Es decir que el ductus determina el aspecto formal-perceptible de la letra, definiendo las modulaciones de las astas, los ritmos, la velocidad y la gracia de la apariencia tipográfica. Por lo tanto, a partir del recorrido de un mismo cursus, es posible lograr variaciones en la morfología tipográfica, modificando simplemente el ductus.

Resumiendo, se podría afirmar que el cursus hace manifiesta la estructura de la letra, mientras que el ductus define la apariencia.

En la creación de una tipografía, es posible poner mayor o menor énfasis en la caligrafía como modelo de inspiración. Cuando más se aleje uno de la tradición caligráfica, más deberá trabajar en base a un espacio modular, que permita generar en forma coherente los diferentes caracteres de la familia tipográfica.

En el ámbito del diseño tipográfico ese espacio modular se denomina retícula constructiva, grilla constructiva o plantilla generatriz y será el instrumento encargado de organizar todos los elementos gráficos intervinientes en la creación de un alfabeto tipográfico. La retícula constructiva se elabora tomando como base un cuadrado que presenta como medida de lado la anchura máxima de la letra M. Este espacio modular, planteado a partir del llamado espacio eme o cuadratín, presentará una serie de subdivisiones armónicas, que permitirán regularizar y sistematizar todos y cada uno de los elementos gráficos que entran en juego en la concreción de un alfabeto.

Fig. Representación del cursus, del ductus y de la retícula constructiva, en la cual se indica: a: línea de ascendentes; b: línea de altura equis; c: línea base y d: línea de descendentes.

SePermiteElUsoSinFimesDeLucro_T&F

VolverAlMapa